domingo, 16 de abril de 2017

LA IDENTIDAD DEL BAJO ARAGÓN: BOMBOS Y TAMBORES





SEMANA SANTA

En Aragón, durante los días de Semana Santa florece la regiosidad como una necesidad ocultada por el frio invierno y por todos los lugares resuenan tambores y bombos.

Desde los Pirineos hasta las serranias turolenses, Aragón se convierte en una manifestación colectiva del mas profundo sentir espiritual.

Este sentimiento se hace oir una y otra vez cada madrugada del Viernes Santo, cuando en el Bajo Aragón más de quince mil tambores y bombos rompen al unísono anunciando la muerte de Cristo.

Un ritual ancestral que se sucede cada año en nueve pueblos, que conjuntamente son conocidos como "La Ruta del Tambor", una ruta que cada año es visitada por miles de españoles y extranjeros.



RUTA DEL TAMBOR Y DEL BOMBO

          Fundada en 1970.

          Objetivos:

-       Preservar y respetar la tradición heredada y mantenida a través de los tiempos del retumbar de bombos y tambores

-       Promoción turística colectiva.
     
Constituye una impresionante manifestación colectiva de espiritualidad y un hermoso ejemplo de trabajo en común entre nueve municipios bajoaragoneses.

Alrededor de  18.000 tambores y bombos  romperán el silencio al atardecer del Jueves Santo, o al mediodía de Viernes Santo, para anunciar la muerte de Cristo. Una explosión de sentimientos, integrada en un paisaje de olivos, desmontes y cielos entre carmín y azul, que es única en el mundo.

Alcañiz, con su procesión del ´Sellado del Sepulcroª el Sábado Santo,

Alcorisa, con su impresionante escenificación del ´Drama de la Cruzª en el Monte Calvario,

Albalate del Arzobispo, con su Cofradía de los Alabarderos y uno de los Vía Crucis más hermosos del Bajo Aragón,

Andorra, con su procesión del Cristo de los Tambores a la ermita de San Macario,

Híjar, con su rompida solemne y ritual,

Calanda, con su rompida al mediodía del Viernes Santo, sus putuntunes, sus saetas y los ecos buñuelinos,

La Puebla de Híjar, con el ´Tren del Tamborª y su enorme hospitalidad,

Samper de Calanda, con sus matracas y el paso extraordinario del ´Cristo de la Camaª y

Urrea de Gaén, con su Semana Santa más familiar y recogida, habéis abierto un camino de futuro: el de la consolidación de unas rutas turísticas, que se asientan sobre una oferta entre lo religioso, lo pagano y lo cultural.

La Ruta del Tambor y del Bombo se ha convertido en un magnífico reclamo para que se acerquen gentes del resto de España y del extranjero a conocer Aragón, a conocernos a los aragoneses. Ha funcionado con éxito como foco de atracción hacia nuestra Comunidad Autónoma y ahora tenemos que esforzarnos todos en potenciar la Ruta ofreciendo la mayor calidad posible en los servicios. Y también articulando propuestas culturales, medioambientales y paisajísticas, que complementen y amplíen en el tiempo la oferta conjunta de Semana Santa.


ORÍGENES Y LEYENDA

No hay estudios históricos rigurosos sobre el origen del uso de los tambores en la Semana Santa de Calanda.

La utilización del tambor como instrumento de celebraciones populares se relata que comenzó allá por la primavera de 1127, cuando sirvió para avisar a la población de una inminente invasión árabe.

Esta tradición volvió a resurgir en 1640 como acción de gracias por lo que se ha dado en llamar el milagro de Calanda, restitución de una pierna previamente amputada a un vecino de Calanda, por intercesión de la Virgen.

       Luis Buñel en su libro de memorias titulado Mi última suspiro       escribe que el origen de los tambores hay que situarlo a   final del siglo  XVIII.

 Mosén Vicente Allanegui, sacerdote calandino, afirma en el manuscrito de la Historia de Calanda que en 1856 se tocaba el tambor. Precisamente, este sacerdote organizó muchos de los ritos y costumbres que se celebran hoy en día, fundó la Cofradía de La Dolorosa, dio a la percusión un significado religioso y compuso el redoble de la marcha palillera, el más bonito y peculiar de Calanda


EVOLUCIÓN  TÉCNICA  DE LOS TAMBORES

        

          Antes (fragilidad)          Ahora (más resistencia)

          Aros y cajas         madera                             metálicos

          Parche                  piel                                   plástico

          Bordones              tripa                                 seda o nylon

          Tensores               cuerda                              palomilla o llave

          Dilatación             frecuente                          escasa

          Sonido                  dulce y audible de lejos   agudo y más fuerte

               Toques                 difícil                          fácil







miércoles, 5 de abril de 2017

Corredor ferroviario CANTÁBRICO - MEDITERRÁNEO por TERUEL



Una protesta histórica clama por un tren digno en Teruel y el prometido corredor Cantábrico-Mediterráneo


Fomento anuncia ahora 333 millones para el tren y Teruel Existe dice que no parará hasta ver la obra


Más de 6.000 ciudadanos han secundado este sábado pasado la manifestación convocada por la plataforma ciudadana Teruel Existe para exigir la mejora del ferrocarril, que ha partido de la plaza de la Catedral en dirección a la estación de tren, donde ha esperado la llegada del tren procedente de Valencia. El convoy ha realizado un viaje reivindicativo por la Comunitat Valenciana y Aragón hasta Zaragoza para reclamar al Gobierno central “verdadera voluntad política” e “inversiones” para el corredor ferroviario del Cantábrico-Mediterráneo por Teruel.






miércoles, 29 de marzo de 2017

¿QUÉ FUE LA CORONA DE ARAGÓN ?

                   Introducción:


Originada en 1137 tras los esponsales de Petronila, reina de Aragón, y Ramón Berenguer IV, conde de Barcelona, la Corona de Aragón fue un heterogéneo y cambiante conjunto de reinos, condados, señoríos y dominios unidos bajo la soberanía del rey de Aragón. Durante casi seis siglos, cada uno de los Estados que la configuraron mantuvo sus propias instituciones políticas, sus leyes y normas legales privativas, su cultura identitaria y la integridad de su territorio.

La Corona de Aragón floreció en la Baja Edad Media, se extendió por el Mediterráneo y comenzó una lenta decadencia en el siglo XV, hasta su final a comienzos del siglo XVIII.

Fue una de las formaciones políticas más peculiares de la Historia de Europa y, aunque con problemas graves en ocasiones, constituyó un ejemplo de convivencia entre territorios diversos, unidos en una idea común que superó los intereses particulares de cada uno de los territorios que la integraron.

En este libro, los profesores Alberto Montaner, Guillermo Redondo, Esteban Sarasa, Ángel Sesma, Enrique Solano y Juan Fernando Utrilla y José Luis Corral, destacados especialistas de la universidad de Zaragoza, han trazado las líneas maestras de la historia de la Corona de Aragón, de sus símbolos y de sus instituciones, en un esfuerzo por acercar a los aragoneses las raíces de su identidad colectiva, resolviendo dudas y precisando conceptos y situaciones no siempre bien explicadas.

Porque conocer la historia propia es la mejor manera de entender lo que somos y de poder mejorar lo que seremos.

Nota: En otra entrada que dediqué a otra obra de José Luis Corral: La Corona de Aragón: Manipulación, mito e historia, el autor denunció las manipulaciones históricas que se vienen llevando a cabo en Cataluña con fines partidistas. Creo que tanto aragoneses como catalanes deberíamos conocer más a fondo la Historia de Aragón y la Corona de Aragón para evitar errores y ser víctimas de manipulaciones interesadas.

lunes, 13 de marzo de 2017

ARAGÓN, ARAGÓN!: Los inventos nacionalistas


Pese a quien le pese, Cataluña no tuvo más entidad política durante la Edad Media que el ser una casa condal unida matrimonialmente a la Corona de Aragón. Bien es cierto que hubo reyes catalanes (nacidos en Cataluña) de la Corona de Aragón, pero nunca existieron «reyes de Cataluña». La unión de la casa condal con la Corona, se produjo cuando el 13 de noviembre de 1137, Ramiro II, el Monje, rey de Aragón, depositó en su yerno, Ramón Berenguer IV, el reino en cuanto que regente, pero no el título de rey, que se reservó para él mismo. Ramiro había casado a Berenguer con Petronila (que aún era una niña de 15 años), quien heredó la corona, tomando el título de Reina de Aragón (que posteriormente pasó al hijo de ambos: Alfonso II). Berenguer se tituló siempre Conde de Barcelona, Príncipe de Aragón, Marqués de Tortosa y Duque de Lérida. Nunca osó tomar el título de Rey de Aragón, y mucho menos un inexistente título de «Rey de Cataluña». Por el contrario, Alfonso II recibió de su madre el título de Rey de Aragón (hecho que coincide cuando aparece por primera vez el gentilicio de «catalán»). Y hasta finales del siglo XII no aparece la palabra «catalanesch», en referencia a la lengua que se hablaba por aquí. Por tanto, cuando aparecen las primeras referencias a Cataluña, ésta ya está totalmente integrada en la Corona de Aragón.

Los historiadores nacionalistas se inventaron, sin ningún rubor profesional, términos como «Reino de Cataluña y Aragón», «Corona catalanaaragonesa»; o a los reyes, desde Alfonso II, los denominaban «reyes catalanes». Entre las vergüenzas catalanistas está la tergiversación de textos, como una frase atribuida al capitoste almogávar Roger de Lauria. La frase que realmente pronunció fue: «en el Mediterráneo hasta los peces llevan la insignia de Aragón». Víctor Balaguer se sacó de la manga una frase en boca de Lauria, parecida pero falsa: «hasta los peces llevaban las cuatro barras catalanas». Esta frase fue posteriormente repetida hasta la saciedad por historiadores nacionalistas, para dar la sensación de que el Mediterráneo estuvo en manos catalanas, y no de la Corona de Aragón.


Martín el Humano fue el último rey de la Corona de Aragón (cuya muerte y falta de descendencia provocó el compromiso de Caspe), aunque aquí insistan en llamarle el «último rey de Cataluña». Cuentan las crónicas que, cuando llegaron sus tropas de derrotar al Vizconde de Narbona, el Rey les esperaba en su palacio de Bellesguard (en las faldas del Tibidabo). El anciano monarca vio acercarse a los emisarios que anunciaban la victoria y, según cuenta Soldevila, sus gritos de guerra fueron ¡Victoria, Victoria, Aragón y sant Jordi! Este grito de ¡Aragón! coincide con el de los almogávares, de los que trataremos enseguida. Estos mitificados guerreros «catalanes» nunca gritaron ¡Cataluña! en sus embates guerreros.

domingo, 26 de febrero de 2017

Catalán y aragonés sobreviven a la globalización y la multiculturalidad en Aragón






Valderobres/Valderoures (Teruel)

El primer estudio sobre la transmisión familiar de las lenguas propias de la comunidad en sus zonas de uso diagnostica la vitalidad del primero, que se sigue heredando en el 80% de los hogares, y alerta sobre la pérdida de vigor del segundo, donde el legado baja al 56%.

El catalán y el aragonés sobreviven en Aragón a la era de la globalización y la multiculturalidad, aunque el uso de la primera comienza a tender a la baja en los sectores más jóvenes de la población mientras la ruptura de la herencia pone en peligro la permanencia de la segunda, según revela el primer estudio sobre el grado de transmisión de estas lenguas, elaborado por el Seminario Aragonés de Sociolingüística y que será presentado este lunes en la Universidad de Zaragoza.

El análisis, que se basa en los microdatos del Censo de Viviendas del Instituto Nacional de Estadística (INE) y el Insituto Aragonés de Estadística (Iaest), cifra en 8.425 los residentes en Huesca y el Pirineo que saben hablar el aragonés –el 5,3% de la población- y en 25.663 –el 53,6%- los catalanoparlantes de las comarcas orientales de las tres provincias de la comunidad. Ambos porcentajes crecen, hasta el 9,4% y el 64,6%, respectivamente, si se tiene en cuenta a quienes entienden esas lenguas habladas y/o escritas en sus zonas de uso predominante.

El 80% de los catalanoparlantes de Aragón sigue transmitiendo el idioma a sus hijos

En ambos casos, la utilización como vehículo comunicativo habitual es ligeramente mayor entre los hombres que entre las mujeres –la emigración femenina a la ciudad siempre fue más intensa que la masculina en el Pirineo-, mientras que los mayores porcentajes se dan en las franjas de edad que superan los 25 años. Más de la mitad de los catalanoparlantes y los hablantes de aragonés tienen estudios secundarios, y superan el 10% entre quienes han terminado los universitarios.

Continuidad incierta y umbral razonable

Esa extensión del uso en sus zonas tradicionales, sin embargo, no garantiza la continuidad de la lengua en el caso del aragonés, cuyo futuro consideran “incierto” los autores del estudio: en el 56% de las familias se mantiene la transmisión de la lengua de padres a hijos, mientras que ésta se pierde en casi un tercio -31%- de las unidades y, al mismo tiempo, otro 13% de hablantes se incorpora por otras vías, como el aprendizaje académico o a través del cónyuge. Las pérdidas superan al reemplazo.

La situación es mejor en el catalán. El grado de transmisión paterno-filial alcanza el 79% en las comarcas de la Franja oriental de la comunidad, donde la ruptura se queda en el 9% y se ve superada por la incorporación desde otras vías, que llega al 12%. “Se supera un umbral razonable para que haya dinámicas lingüísticas entre gente de diferentes localidades y comarcas”, señalan.


El primer estudio diagnostica la vitalidad del catalán y alerta sobre la pérdida de vigor del segundo, cuyo legado baja al 56%

“No hay pérdidas importantes entre los hablantes de catalán, aunque la situación de la lengua es más de mantenimiento que de vitalidad”, explica Natxo Sorolla, profesor de Sociología en la universidad Rovira i Virgili de Tarragona y coordinador del estudio, que destaca que, aunque en toda la Franja se mantiene la transmisión, se registran “pérdidas importantes” en comarcas del norte como La Llitera, La Ribagorçaa y en el suroeste, en El Mesquí.

En esas zonas se dan dos fenómenos como la reducción del uso de la lengua materna entre los más jóvenes –apenas el 25% de las interacciones entre catalanoparlantes adolescentes y jóvenes se producen en ese idioma en el Baix Cinca y La Litera- y el aumento de las relaciones personales –comerciales y administrativas también- con habitantes de áreas en las que apenas se utiliza, como ocurre con Graus en el caso de La Ribagorça y con Alcanyís en el caso del Mesquí.

“La transmisión familiar es el punto de inflexión”

“La transmisión familiar es el punto de inflexión de una lengua, y cuando éste cae es cuando la Unesco la señala como amenazada”, anota Sorolla, que estima en un 20% la pérdida de hablantes de aragonés que se da en cada generación. No obstante, sigue teniendo vitalidad en valles pirenaicos como los de Benasque, Echo y Ansó, además de en buena parte de La Ribagorza, la comarca trilingüe.

Los microdatos del censo también han permitido detectar la presencia real de ambas lenguas fuera de sus territorios históricos. En algunos casos, con resultados sorprendentes más allá de la fuerte presencia de colectivos de hablantes tanto de catalán como de aragonés en Zaragoza –supera en número a algunas zonas de origen, aunque con una obvia baja densidad-, principalmente causada por los movimientos migratorios hacia la capital.

Así, los catalanoparlantes suponen el 7,5% de la población en ciudades como la turolense Alcañiz, y alcanzan el 7,1% y el 4,7%, respectivamente, en las oscenses de Monzón y Barbastro, en las que los porcentajes de hablantes de aragonés son del 3,7% y el 3,8%. Es también reseñable la presencia de estos últimos en Ejea (Zaragoza).

Fuente: Eduardo Bayona.- El Periódico de Cataluña: 26/02/2017

viernes, 17 de febrero de 2017

Las mejores mentiras son aquellas que se vuelven arte y hacen de la vida algo bello o sublime.






Este año se cumple el 800º aniversario de Los Amantes de Teruel. La ciudad se vuelca en la celebración de una leyenda que ha dado la vuelta al mundo, aunque algunos solo hayan retenido lo de “tonta ella, tonto él”. Las Bodas de Isabel que diseñó Raquel Esteban disfrazan a Teruel de la Edad Media y atraen a una multitud. Magdalena Lasala (El beso que no te di), Javier Vázquez (Y si fuera posible amar…), Javier Sierra —que pasó una noche a solas en el mausoleo, pegado a las tumbas— y Javier Navarrete, con una ópera, han sido los últimos creadores que han arrojado su mirada sobre esta tragedia romántica hasta el delirio.
Hay historiadores que subrayan que el relato, ambientado en 1217, es un cuento, que nunca sucedió. Lo imaginó alguien en el siglo XV. En eso es una leyenda como tantas: una bonita mentira. Ahí está la gracia.
La mentira es despreciable cuando es despreciable. Pero hay mentiras y mentiras. Las mejores son las que evitan un daño innecesario, las que son más verdad que la verdad y aquellas que se vuelven arte y hacen de la vida algo bello o sublime. La belleza de las mentiras.
En El hombre que mató a Liberty Valance, John Ford recomendaba privilegiar la leyenda sobre la realidad. Qué sería de nosotros sin la mentira. Si solo pudiéramos exaltar los hechos y personajes cuya verdad fuera contrastada, los días se harían insoportables y el arte también. Además, el negocio de la religión se vendría abajo y nos quedaríamos sin navidades, semanas santas y fiestas de guardar.
Bendito y alabado sea el anónimo autor de la mentira de Los Amantes de Teruel.

Luis Alegre (El País)

16 FEB 2017
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...